jueves, 30 de mayo de 2013

Este jueves, mi ciudad de utopía



Colocada en su refugio, a salvo de tropiezos en la oscuridad, mi ciudad duerme tranquila, silenciosa y agotada tras un día de acción.

Me desvelo pensando dónde despertaré mañana, si subido a la torre de un castillo, o quizás en el tejado de un rascacielos.

Sólo las manos de mi dueño tienen esa respuesta, sólo sus pequeños dedos, son capaces de formar un mundo mágico al ensamblar pequeños trozos de plástico, carentes de forma en solitario, en toda una aventura. 

Sólo su orden sabio y sin prejuicios permitirá que en mi ciudad cualquiera pueda vivir tranquilo, sin importar su color, su forma, su tamaño. 

En mi ciudad, todos los juguetes son bien recibidos.

Para seguir visitando ciudades utópicas pasaros por casa de Guss

13 comentarios:

  1. Ellos saben de formas maravillosas, mágicas, y llegan con un cerrar de ojos, para jugar y disfrutar cuanto y tanto la imaginación prodigiosa les permita.
    Linda ciudad que solo con un juguete se puede viajar.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Mira con lo de vivir tranquila, ya es un adelanto.me gusta.

    ResponderEliminar
  3. Con la tranquilidad de los juguetes, de los niños... ya podría llegar la noche y no haberlos recogido. De madrugá, te despertará el último play movil que se quedó escondido en la cama. Despertar a la vida es ya vivir en esa ciudad de la Utopía.

    ResponderEliminar
  4. Un juguete en las manos de un niño es todo un mundo de posibilidades y de aventura, que gracias a su imaginación, puede desarrollar de manera sorprendente.

    un abrazo :)

    ResponderEliminar
  5. Me gustó ese relato de juegos y utopías!

    ResponderEliminar
  6. En la infancia es donde reside la imaginación, y con nuestros juguetes nos podemos imaginar infinitas historias, con personajes y ciudades de todos los modelos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Un niño siempre es capaz de encontrar mundos nuevos y utópicos. Su imaginación no ha sido manchada por las exigencias de los mayores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me gustó mucho, repetí y disfruté. El imprevisible mundo de la imaginación infantil y sus "cosas".
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Precioso relato, la inocencia de los niños...sin prejuicios...qué bonito. Bs

    ResponderEliminar
  10. Me gusta esa ciudad donde todos podemos vivir juntos y tranquilos, niños tenían que ser los que la diseñaron... ellos sí que saben!
    UN beso, Alicia!

    ResponderEliminar
  11. Yo, de niño, imaginaba una ciudad en la cara oculta de la Luna. Pero imaginaba a la Luna como una especie de vergel, vamos, tipo paraíso. Y me montaba unas maquinaciones tremendas con unas pequeñas naves espaciales que tenía de juguete (la Tierra era el suelo del salón y la Luna el sofá)

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Hermoso relato, me encantó esta utopía.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Esto no debería ser una utopía...

    ResponderEliminar